Los mitos más comunes para bajar de peso

Bajar de peso es una tarea difícil, que requiere mucha determinación para cambiar nuestros hábitos de alimentación y llevar actividad física constante. Es importante, independiente de los objetivos de cada persona, llevar un estilo de vida saludable y así evitar en el sobrepeso o la obesidad, lo que trae consigo enormes consecuencias para
nuestra salud.

Hoy en día, la obesidad se encuentra en el quinto lugar entre los principales factores de riesgo de muerte en el mundo. La organización mundial de la salud (OMS) la catalogó como una enfermedad crónica, es decir, que requiere alternativas de tratamiento de largo plazo.

Si bien muchas personas tratan de mantener una vida sana, existen un montón de mitos respecto a la pérdida de peso. Acá te dejamos una lista de ellos para que aprendas a llevar un estilo de vida saludable de manera consciente:

1) Las dietas locas: Las dietas masivas, bajas en calorías o de un solo grupo alimenticio, no son recomendadas. Se requiere mantener un mínimo de calorías al día de acuerdo a cada organismo y la variedad de nutrientes que necesita éste para sobrevivir. La falta de vitaminas o de energía para realizar las funciones básicas de nuestro organismo puede provocar grandes problemas para la salud. Siempre que se quiera comenzar un proceso de pérdida de peso, se requiere una evaluación de un médico experto.

2) Dejar los carbohidratos: No hay que eliminarlos, hay que controlar su ingesta. Son el motor de energía para el cuerpo y permiten que el organismo realice sus funciones básicas como dormir, caminar, respirar o ir al baño. Elegirlos adecuadamente en el momento oportuno es esencial, especialmente los altos en fibra y libres de azúcar añadida como la quínoa, el arroz integral, la fruta, verduras y la avena. Comerlos en proporciones pequeñas y en el horario adecuado es muy importante, y suprimirlos puede generar daños en el metabolismo.

3) Dejar las grasas: Es otro gran mito. Consumirlas de manera adecuada puede ayudar su nivel dentro del cuerpo. Las grasas saludables ayudan a mejorar el funcionamiento hormonal, a controlar y disminuir la ansiedad y regular la glucosa en sangre e insulina. Sí es importante evitar las frituras, dulces y comida rápida, y preferir alimentos como la palta y el aceite de oliva.

4) Dejar de comer por muchas horas: Comer varias veces al día, entre 5 a 6 veces, tiene grandes beneficios metabólicos, como la estabilización de los niveles de glucosa en sangre (y por ende los de la insulina), una absorción de nutrientes más eficiente y niveles más altos de energía. Además, comer cada tres horas controla el
apetito y la ansiedad.

5) Los alimentos light: Es falso creer que los alimentos light van a hacernos adelgazar o mantenernos sanos. Aunque sean reducidos en calorías o dietéticos, no quiere decir que sean saludables y es fácil confundirse con esos conceptos. Muchas veces los productos, aunque sean reducidos en calorías, cuentan con azúcares o ingredientes que perjudican nuestra salud. Por ejemplo, el pan negro tiene más calorías, pero más beneficios que el blanco. Es importante leer los componentes de cada alimento y compararlos entre ellos para ver cuál es el más indicado.

6) A mayor ejercicio, más se adelgaza: No necesitas entrenar por horas para bajar de peso. Para perder grasa, el 70% del trabajo se encuentra en la alimentación, es decir, cuidar lo que comes: calidad de los alimentos, equilibrio de calorías (entre las consumidas y las quemadas a diario), control de carbohidratos y suficiente proteínas para una buena sincronización de nutrientes. La actividad física debe ser un ejercicio cardiovascular variado e intenso combinado de ejercicios de fuerza, los cuales no necesariamente deben ser más de 1 hora al día.

7) Si peso mucho, estoy más gordo: No necesariamente. Cuando comienzas a entrenar tu peso va a subir un poco. El entrenamiento de pesas hace que tu cuerpo se fortalezca y aumente masa muscular, esto a su vez mejora muchísimo tu metabolismo. Si te alimentas bien y realizad actividad física, notarás que la ropa irá quedando más floja y mejorará tu composición corporal. La densidad de la grasa y el peso del músculo son distintos. Guíate por tu porcentaje de grasa y no por el número de la balanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *