Mi nueva adicción

Durante mi embarazo, afloraron en mi todas las habilidades manuales que tenía guardadas en un rinconcito de mi alma, probablemente porque me sentía más conectada con mi corazón y mis vibraciones se movían en un círculo muy amoroso. Como sabía que vendría el pre natal y tendría más tiempo disponible que en la normalidad de mi vida, decidí darle espacio a todos esos gustos que siempre he tenido pero que debía reprimir, principalmente, por falta de tiempo.

Fue así como encontré la cuenta @Bordadictas y vi que dictaban talleres de bordado para principiantes. Supe de inmediato que era la oportunidad de volver a los bastidores, hilos y agujas, algo que se me daba muy bien cuando era chica, ya que aprendí a bordar cuando estaba en el colegio y me encantaba.

Así que no lo pensé más y les mandé un mail para inscribirme. Me respondieron que el valor del taller era de $25.000 (incluía todos los materiales), tenía una duración de 3 horas apróximadamente, se realizaba en la casa de una de las fundadoras de esta comunidad en Vitacura y, lo mejor de todo, fue que no era necesario tener ningún conocimiento previo de bordado.

Asistí animosamente a mi sesión de bordado y lo pasé regio desde el minuto uno. Al ser un taller que se realizaba en una casa particular, el ambiente era como una junta de amigas, con cositas ricas para picar y buena conversación. Ahí, las aproximadamente 10 alumnas, nos encontramos con todos los materiales necesarios a nuestra disposición con los cuales empezamos a dar las primeras puntadas de la mano de las indicaciones de las profesoras que, con mucha paciencia, nos enseñaron de manera totalmente personalizada los primeros puntos.

Creo que a todas se nos dio muy fácil bordar y, como por arte de magia, empezaron a salir bellas creaciones llenas de colores y texturas. En lo personal, me sentí inmediatamente conectada con este arte y supe que era el inicio de un camino realmente adictivo. Es más, a los días siguientes fui a la calle Rosas y me compré todos los materiales necesarios para asegurar muchas horas de bordado durante mi pre natal.

Les recomiendo absolutamente este pasatiempo, es fácil y precioso, sirve como terapia para relajarte e, incluso, puedes customizar tu ropa con esta moda que está full tendencia. Las chicas de @Bordadictas son secas y muy amorosas, hacen talleres en Santiago y regiones, por lo que les recomeindo estar atentas a las nuevas fechas.

A continuación les comparto mis dos creaciones favoritas. La flor es mi primer trabajo y lo amo solo por eso. La calavera mexicana es un diseño propio que hice antes de que naciera mi hija por eso también me encanta, además que me quedó hermoso (humildemente jejeje).

La sesión de bordado con las alumnas de taller para principiantes.

Mis compras en la calle Rosas, barrio del centro de Santiago conocido por ser el ícono comercial para este tipo de compras.

Y ustedes chicas, ¿tienen algún pasatiempo como este o son buenas para alguna manualidad? 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *