La embarazada sana ya no existe

Hace un poco más de un mes nació mi primera hija y, la verdad, es que fue un hecho que cambió mi vida para siempre. Pero esta vez no quiero hablar de la maternidad, ni de lo que significa el nacimiento de un hijo, sino que me quiero ir un poquito más atrás de ese momento para comentarles específicamente algunas cosas que me parecen interesantes pero respecto al embarazo.

Afortunadamente tuve un excelente embarazo, el cual duró ¡41 semanas! Si, se me hizo eterno. Por ser primeriza pensé que se me adelantaría, pero al poco andar los médicos derribaron este mito y me comentaron que las mujeres que son madres por primera vez, generalmente, llegan a las 40 semanas o más y así fue mi caso.

Bueno, lo primero que llamó mi atención cuando estuve embarazada fue que cada vez que me preguntaban como me sentía y yo respondía “super bien, todo anda de maravillas”, la gente se extrañaba e inmediatamente me empezaban a cuestionar y lanzaban frases como: “¿no tienes dolores de espalda?”, “¿no tienes los pies hinchados?”, “¿no tienes diabetes gestacional?”, “¿no tienes problemas de presión?”, “¿no estás con sobrepeso?”, “¿no te cuesta dormir?”, “¿no te da asco la comida y los olores?” y así, un sin fin de preguntas más.

Cuando mi respuesta a todas esas preguntas era NO, la gente se extrañaba y como que seguían tratando de buscar dolencias o achaques de embarazada que yo podía tener, mostrándose totalmente incrédulos al hecho de enfrentarse a una embarazada SANA. Fue ahí cuando me di cuenta que vivimos en una sociedad que está acostumbrada a relacionarse con gente enferma y, sobretodo, si ésta está en estado de gravidez porque asumen, naturalmente, que por estar esperando un hijo, esa mujer está enferma y bueno, por eso viene el antiguo término “mejorarse” para referirse a una mujer que ha parido.

Me pareció tan curioso este fenómeno, ya que el embarazo es algo absolutamente natural de la mujer y, si puedes quedar esperando un hijo, es porque probablemente estás mucho más sana que cualquiera, entonces me costaba entender porque al mundo le parecía tan extraño que estuvieras y te sintieras tan bien, como que el embarazo y la buena salud no pudieran ir de la mano.

Fue ahí cuando me di cuenta que estamos frente a la extinción de la embarazada sana y ojo, que no es solo cuestión del entorno, sino que también de las propias mujeres que están esperando guagua, ya que muchas también buscan enfermedades inexistentes o se sugestionan con cualquier dolencia normal.

Obviamente quedan excluídas de esta reflexión las mujeres que lamentablemente sufren alguna enfermedad durante su embarazo, ya sea ellas o el bebé que viene en camino, y producto de eso tienen que extremar medidas y cuidarse según lo médicamente indicado.

Finalmente, mi objetivo es invitar a las mujeres a vivir el embarazo de otra manera, con una actitud positiva y con la naturalidad que esta etapa requiere. No olvidemos que estar embarazadas es normal, algo propio de la naturaleza humana desde el inicio de los tiempos. No están enfermas, solo están procreando y esto no puede traer nada más que alegría a nuestras vidas, lo cual no solo refuerza el cuerpo, sino que también el alma.

¿Qué tal fue tu embarazo? ¿Te pasó algo parecido? Me encantaría conocer tu experiencia.

 

 

9 comentarios en “La embarazada sana ya no existe

  1. Comparto totalment tu opinión.
    Estoy embarazada de mellizos con 5 meses ya y me siento perfecto.
    Obvio he tuve malestares pero imagino los normales, un día me dolió la cabeza, otro me he sentido con un poco más de sueño pero dolencias demasiado normales incluso han sido peores sin haber estado embarazada.

    Igual creo que muchas mujeres aportan con el que la gente pregunte si te sientas mal. Conozco bastantes casos que desde el tercer mes tienen miles de dolores incluso pidiendo liciencia por todo lo que queda de embarazo.
    Como te comento hasta el momento me siento perfecto y espero seguir así.
    Es un momento maravilloso en la vida de una mujer y solo hay que disfrutarlo.

    1. Es una maravilla que te sientas bien y eso es porque el cuerpo es sabio y cuando estás embarazada, “te manda refuerzos” para que te mantengas sana y tu bebé pueda crecer sin problemas. Disfruta esta maravillosa etapa para esperar a esas dos bendiciones.
      Cariños

  2. De hecho hay muchos achaques que desaprecen con el embarazo como las jaquecas.. aunque debo confesar que las senti pero con menos frecuencia

    1. Es cierto lo que dices Silvia, de hecho, en mi oficina todos se resfriaron y cayeron con licencia menos yo que estaba embarazada. El cuerpo es sabio y como que refuerza las defensas para que la mamá y el bebé estén bien. Cariños

  3. Que bueno que te sentiste así durante el embarazo. Estoy muy de acuerdo contigo y encuentro rarísimo que lo primero que te pregunten al verte esperando sea “y como te has sentido”. Discrepo eso si en algunas cosas. Primero, el hecho que alguien sienta mareos el primer semestre, acné, dolores de espalda, insomnio, jaquecas, etc. no quiere decir que sus embarazos no sean “sanos” como indicas. Son síntomas super normales. Segundo, creo que deberias ser un poco mas sensible con la gente que si tiene estos sintomas y no asumir que todas son unas exageradas o que buscan estar enfermas. Personalmente a mi me han pasado casi todos los síntomas que describes y soy todo lo contrario a una persona hipocondriaca o exagerada. Y tercero, el hecho que alguien se queje de estos sintomas o que te pregunte si los has tenido, probablemente, viene de gente que los tuvo y los vivió y buscan Empatizar. Y último, tener estos síntomas y quejarse sobre ellos no quita el hecho que sintamos que tener a nuestros hijos adentro sea el milagro mas bonito, interesante y mágico del mundo y que cada mujer embarazada esta orgulloza de estarlo.

    1. Paula, primero que todo, muchas gracias por leerme y comentar en detalle mi columna, valoro mucho tu opinión. Particularmente y creo que en ese sentido mi caso puede ser distinto al tuyo, me vi enfrentada a mucha gente que se extrañaba cuando les comentaba que no tenía ningún síntoma del embarazo y tampoco ningún achaque o enfermedad y, frente a esa situación, me vi super cuestionada justamente por no tener nada, como si eso fuese lo anormal…no se si me explico bien?
      Es por esto que mi invitación en esta columna era a vivir esta etapa maravillosa con mayor optimismo y menos tedio, porque lo que si estoy segura es que en muchos casos también es un tema de actitud, obviamente sin desconocer los problemas reales que puede experimentar una mujer durante el embarazo.
      Saludos

    2. Totalmente de acuerdo contigo yo tbn estoy con todos esos sintomas y no es exageracion aveces siento que son las mujeres las que mas te juzgan o ponen en duda de como te sientes yo creo q existe mujeres como ella que son suertudas pero tbn existen las que no y eso no quiere decir que sea hipocondriaca o que uno se sugestione como dice ella !

  4. Hola! Muy interesante tu artículo… me pasa algo chistoso, estoy embarazada de 16 semanas, lamentablemente tuve dos pérdidas antes de este embarazo y me pasa que la cree que estoy enferma soy yo misma!
    Estoy impresionada de sentirme TAN bien! Al inicio tuve un poco de náuseas pero no he vomitado ni una sola vez! No tengo asco, tengo el sueño de siempre y no me duele nada… pero no es la gente la que se sorprende o indaga, si no, yo misma… llegue a escribirle a mi médico asustada, cuando en la semana 7 se fueron por completo las nauseas, pensando que había perdido al bebé y al tener un bajón de hormonas, me estaba sintiendo mejor…
    Mi médico me insistió mucho, en que es lo normal, que estar embarazada no es estar enferma.
    Agradezco infinitamente el poder vivir un embarazo tan tranquilo, y espero que continúe así! Pero reconozco que es una pelea constante conmigo misma… supongo que es por mis experiencias pasadas, pero me parece increíble que en estas semanas en que aún no lo siento patear, se me llega a olvidar a ratos que está ahí dentro y que es verdad que por fin llego a nuestras vidas.
    Saludos a todas…

    1. Hola Vivi, a mi también me pasó igual, cuando aún no la sentía moverse, se me olvidaba que estaba embarazada y como siempre me sentí TAN bien, muchas veces me asusté pensando que mi guagua ya no estaba en mi barriga y mi doc me dijo lo mismo, que lo normal era sentirse bien. Que increíble que una misma se impacte de eso y debo reconocer que siempre me dio un poco de miedo sentirme tan bien, porque yo esperaba todo lo contrario.
      Cariños y gracias por leerme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *